el desierto incómodo en mí

siri g

28158825_1007191829443586_6471901779561807872_n

my amor por ti va más allá de la parte de mí que resiste en separación.

toma la iniciativa y derrama agua en mi desierto,

toma el lápiz y escribe.

mi amor por ti es una nube de espinas creciendo en mi piel,

conviertiéndose en cactus con flores.

trato de cortarlo, créeme,

trato de ser el mejor jardinero

para deshacerme de lo que crece salvage.

¿cómo puedo moverme entre espinas

para covertirme en híbrido de planta,

moviendo con gracia mis hojas pesadas,

viviendo un verano continuo

que borra todas las estaciones,

encontrando la calma entre las dunas?

¿qué debo hacer con mi amor por ti

tan reticente, opuesto a mi negativa,

a mi deseo de ganar,

tan fugitivo y presente?

¿dónde ponerlo?

¿cómo habitar mi desierto plegándome,

permitiendo que me poseean estrellas,

tragándose la arena de mi tristeza?

Anuncios

los minerales de mi tristeza

siri g

27894515_170277356928464_2478884956646932480_n

le permití al dolor sentarse en mi cuerpo

y me convertí en un garfio.

le permití al dolor penetrar mi pecho

y me congelé de espinas.

el dolor,

forzado en mi lenguage,

se tonó en aullido,

pasando en el océano,

dando a luz a las rocas.

territorios (versión 8)

territorios.jpg

Siri G

Mi cuerpo se desplaza fuera de sí.
Me estoy mudando.
La casa está exhausta.

Todo comenzó cuando quise olvidarte.
¡Oh, niño blanco de ojos ciegos!
desde entonces, me he dado a muchos.

Invitados al rincón de mi piel,
toman lo que quieren y se van.

Lo que te di es de dominio público:
las canciones de una lista de amor,
el espacio sagrado entre deberes,
mis manos temblorosas que curan,
las sorpresas escondidas en cajones,
mi sonido cuando aparece el placer.

¡Oh, niño blanco de ojos ciegos!
Este territorio abierto se vuelve arena.
Los caminos, asideros.
Las madrugadas, lluvia.
El deseo, saciedad de palabras.

Y no se trata de una colonización:
invadir mi cuerpo desde afuera.
Ni tampoco de la expansión de mi reino:
yo, conquistando pieles ajenas.

Olvidarte me lleva a la aniquilación.
Todos los amantes arrancarán un trozo
y de mi carne nacerán abejas.

i failed

Siri G

dear love, i failed
i jumped out of the cliff
and there was no ocean
the rocks embraced my feet
and scarlet rivers made a rain.

dear love, i failed
i hold the jungle in my chest
too much for breathing
too much for tearing down
the unrealistic pain in my eyes

dear love, i failed
death oaks are now between us
instead of open doors, metal boxes
instead of magic rocks, an army in the air.

i failed, love, i failed.

Origen

Tak Combative

Origen*
Al principio era Yuna, divinidad suprema.
No fue costilla, vientre ni pierna exuberante.
Yuna fecundaba mundos posibles con la eyaculación de su vagina aumentada.
Pensamientos amorosos sostenían la continuidad de los seres, libres.
El tiempo marchaba al ritmo de la danza de Yuna.
De sus pechos emanaba un aroma que encendía el erotismo cósmico.
Antes. Frío y calor. Azul, naranja y todos los colores en el medio. Todos los sabores, todas las texturas, todo el deseo posible.
No fue lucha, muerte, no fue caos.
Fueron tierras posibles.
Flores, delfines y maíz.
Nuestra tierra.

Yuna1

*Leyendo Haraway (convirtiéndome en cyborg), pensando en la temporalidad de los sujetos queer y no blancos, asistiendo al OUTsider Fest y pensando allí en el Fin del Tiempo, lo queer y el futuro, y escribiendo la obra basada en mi novela, volví a 2011 cuando escribí una historia corta sobre el origen del mundo a manos de una deidad trans no binaria: Yuna.
Esta historia fue publicada en un libro sobre derechos humanos para la comunidad trans en Colombia que desarrollamos con grandes artistas y activistas en su mayoría trans.
Yuna se transformó en Yune, uno de los personajes principales de mi novela de ciencia ficción El futuro de Ismael y también protagonista del segundo libro de la secuela actualmente en proceso.
Mi historia en 2011 fue ilustrada por una foto tomada por Carlos Fito Serrano y diseñada por Luis Carlos Barragán. Aquella fue una decisión política de usar nuestros propios cuerpos trans para hacernos visibles al mismo tiempo que ilustramos nuestras historias.
Esta es la versión actualizada del mito corto y la foto.

Territorios

Siri G

La desterritorialización de mi cuerpo comenzó
cuando quise olvidarte de veras.
¡Ay, niño blanco de ojos ciegos!,
desde entonces me he dado a muchos.
Expandir la tierra de quienes logran tocarme
desdibuja el hecho de que fui tuya.
Prácticas de amor salen de mí como saludos,
lo que te di es de dominio público:
las canciones de mi lista,
las sanaciones de cuello,
los regalos sorpresa en los cajones,
mi voz de niña consentida,
los espacios entre una clase y la otra.
Y no se trata de mi colonización,
el permiso para invadir mi cuerpo.
Y tampoco de la expansión de mi imperio,
yo conquistando pieles ajenas.
El territorio abierto se vuelve arena.
El compartir hace a este cuerpo extinto.
Mi deseo se vuelve un rezo,
mi hambre, saciedad de palabras.
Todas las calles son un hogar,
las madrugadas, verano
mis palabras, las tuyas.
Olvidarme de ti:
auto-aniquilación,
fusión dramática de mi piel
con otros cuerpos
que se acercan inseguros
y terminan atrapados
en abrazos de Medusa.

 

Poemas de Nicanor Parra (in memoriam)

Último brindis

Lo queramos o no
Sólo tenemos tres alternativas:
El ayer, el presente y el mañana.

Y ni siquiera tres
Porque como dice el filósofo
El ayer es ayer
Nos pertenece sólo en el recuerdo:
A la rosa que ya se deshojó
No se le puede sacar otro pétalo.

Las cartas por jugar
Son solamente dos:
El presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos
Porque es un hecho bien establecido
Que el presente no existe
Sino en la medida en que se hace pasado
Y ya pasó…,
como la juventud.

En resumidas cuentas
Sólo nos va quedando el mañana:
Yo levanto mi copa
Por ese día que no llega nunca
Pero que es lo único
De lo que realmente disponemos.

La poesía terminó conmigo

Yo no digo que ponga fin a nada
no me hago ilusiones al respecto
yo quería seguir poetizando
pero se terminó la inspiración.
La poesía se ha portado bien
yo me he portado horriblemente mal.

Qué gano con decir
yo me he portado bien
la poesía se ha portado mal
cuando saben que yo soy el culpable.

¡Está bien que me pase por imbécil!

La poesía se ha portado bien
yo me he portado horriblemente mal
la poesía terminó conmigo.