Borradura

Siri G.

Te voy a borrar de mí como la nieve,
como una canción en el bar sin gente,
como las hojas de otoño.

Voy a esconderme erecta en las rendijas,
en corredores extraños de dos pisos,
esquinas en las yo vengo y tú vas.

Voy a borrarte de mí como un tequila,
untando mis labios de besos ajenos,
en mi casa que no conoces.

Cuando me llames, tropezaré con alguien
cuando me busques, subiré a un bus cualquiera
y caminaré la ciudad en los costados.

Te voy a borrar de mí como el bolero
con la pesadez de mi vientre,
en los dolores de mi cuerpo yerto.

Y cuando estemos en grupo,
te hablaré sin mirarte,
contándote sin decir tu nombre.

En las mañanas, callaré tu recuerdo
e inventaré sueños salvajes
agarrándome de tu abrigo café.

Cuando pase por tu puerta, voy a mirar arriba
recordando los pájaros muertos del balcón
con mis lunares al aire.

Cuando te extrañe, me pintaré los ojos de gato,
agravaré mi escote
y me reiré como hiena.

De mis caderas solo verás el péndulo
que es mi danza siniestra
de uñas afiladas.

Te voy a borrar de mí como los pasos,
como las listas de mercado,
como las horas.

Anuncios

Escondite

Voy a secuestrar mi cuerpo de ti.
No sabrás de la piel que se erizó esa noche
ni de los rugidos incontenibles
que se vaciaron en tus sábanas.

No oirás de mí ni de mis días
ni de las letras que se exprimen dolorosas
cuando exhausta termino
llena de letras.

Me verás sonreír y no sabrás
lo que significa mi risa macabra.

Me verás decir lo que no es
y callar el secreto.

Yo buscaré a otros
y a otras
y me pasearé con ellos por tu cuadra.

Les diré tu nombre debajo de mi almohada
como la maldición de una mala palabra.

Y cuando todos se vayan,
me iré a llorar detrás del roble
donde los pájaros sí tienen su faena
y el invierno es una excusa
para estrujar cuerpos
y olvidar amantes marchitos.

Me duelen

 

Siri G.

Hoy me duelen los amantes que nunca me vieron,
décadas de cuerpos nunca visitados.

Algunas marcas se quedaron en la ingle,
a la derecha,
donde el deseo me quemó
como los bosques que se borran indomables.

Otros me duelen en los huesos del centro
accidente frontal de coches desbocados.

Un par me dejaron cicatrices
en las manos que estuvieron estiradas
en los muslos que practicaron abrazos
y en los labios que se secaron con mi lengua.

Hoy me duelen los amantes que nunca me vieron.
Y me duele mi gesto de alcanzarlos
tan poco contundente y pasivo.
Y tantas poesías que su desamor me trajo,
también ellas me sientan en los dedos
Untados de colores
Mojados de gotas
humedad escondida en bibliotecas.

A Long River Without and End

Siri G.

Sabes, pájaro
te apareciste en mis sueños.
Venías temblando,
como siempre,
con ese cuerpo que escasamente es,
existencia contenida,
una línea,
una nada ruidosa.
Y me salvabas,
así de repente,
en el país lejano,
del ave turquesa
que le gusta esa chica,
la que no sabe contenerse,
la que se desborda con sus palabras-poesía
y forma un río
a long river without an end
así es
(impresionante)
creando fantasías de niña
pero rozándonos
mariposa verano
deseosa y deseante.
Y volamos juntos
(fue horrible)
verlos en su danza de caricias
(fue horrible).
Las hojas cayeron
en la tierra de los siete robles
y entonces lo supe.
Solo quería su mirada de pájaro
confirmando mi vuelo
porque nuestras plumas se llaman
(solo eso)
plumas que buscan juntarse
para el arte
para el color del placer en la cima.
Verás, pájaro
el reconocimiento del lienzo
formó una herida
como la de una aguja necesaria
y supe que nunca quise tus plumas
solo tu vuelo
nervioso junto al mío,
lejos del pájaro azul
pero con sus plumas.

Plumas

Siri G.

Ya te dije, niño
he encontrado otra ave
un quetzal que no me ama
(lo sabía)
his eyes are like a path without an end
y yo fantaseo una y mil veces
y mi cuerpo se inunda
I’m not the one
(lo sabía)
tú al menos tenías otra
I only have some feathers
y otra vez vuelvo a llorar
La llorona
and my skin is shaking
La llorona
en este país sin nido
La llorona.